No basta con tener web, tiene que ser buena

 

La Vanguardia publica hoy un artículo sobre el tema de empresas e internet. “Si no estás en Internet, no existes” este mantra ya lo conoce todo el mundo, pero ¿hay que estar en la red sea como sea? Si en tu tienda tienes un mal vendedor, probablemente no venderá nada y el sueldo que le pagas será como tirar dinero por la ventana. Lo mismo pasa con una página web, si no está hecha cómo debería, no aportará ninguna ventaja al negocio, sino puede hasta perjudicarlo.

Muy a menudo nos encontramos con clientes que en vez de contarnos cuales son sus objetivos, su negocio, la forma en la que interactúan con sus clientes, nos dicen cómo la página tiene que ser, si el menú tiene que estar arriba o a lado. Puesto que todos usamos internet cada día por trabajo o para navegar en las redes sociales, esto no significa que todos somos profesionales de la red, como yo no soy un director de cine mejor de Almodóvar sólo porque me encantan las películas.

Para que una web sea una buena web, tiene que hablar el lenguaje de los usuarios que queremos atraer, tiene que decirles algo interesante y de forma agradable, fácil de navegar, también con su tableta o su móvil.

Pero ¿esto no es lo que siempre hemos dicho los profesionales?